El poder de un abrazo

El poder de un abrazo

Aunque siempre he sido un entusiasta de los abrazos y los he recibido por doquier, nunca me había propuesto el manifestar porque me apasionan tanto.

Y es que sin importar de donde usted sea o qué edad tiene, todos los seres humanos necesitamos del contacto físico con otras personas. Y yo he encontrado, que el abrazo es mi estilo.

Un abrazo puede significar amistad, cariño, dedicación o gratitud. El abrazo es la principal demostración del afecto y, aunque es tan antiguo como la humanidad, tal vez no hemos comprendido la importancia tan grande que implica para el desarrollo emocional y psicológico del ser humano.

Los maravillosos beneficios emocionales del abrazo

Según los expertos, el abrazar puede liberar endorfinas del cerebro y tiene maravillosos poderes curativos. Abrazar es considerado una terapia generadora de bienestar que puede reducir la presión arterial, los dolores mestruales, el dolor de cabeza, alivia la ansiedad, merma el estrés y la depresión, calma los nervios, aleja la soledad, cura el insomnio, derrota el miedo, comunica sentimientos, fortalece la autoestima, estimula los sentidos, potencia la resiliencia, desbloquea física y emocionalmente, devuelve la alegría, aquieta el alma y se ha comprobado que hasta retarda el envejecimiento y ayuda a dominar el apetito. ¿No está convencido aún?

Pues abrazar también genera alteraciones fisiológicas bastantes positivas que reducen dolores, mediante la segregación de la hormona oxitocina, también llamada la hormona del apego, ayudando a los pacientes a aumentar las ganas de vivir y por ende a sanar con mayor facilidad; y por si fuera poco, mejora el sistema inmunológico. La abrazoterapia, hoy en día se usa para curar enfermos de lo que hay diversos estudios exitosos demostrados.

Pero además el abrazar libera otras hormonas llamadas serotonina y dopamina que actúan como sedantes, produciendo una maravillosa sensación de bienestar, tranquilidad y calma no solamente en el momento de abrazar o de ser abrazado, ya que sus efectos se prolongan mucho tiempo después. Aunque hasta hoy los estudios científicos han descubierto que las caricias y los abrazos aportan mejores efectos en la mujer, pero el beneficio es latente en todos.

En el libro “La terapia del abrazo”, Kathleen Keating explica que los abrazos ayudan no sólo a sentirnos bien, sino que favorece el buen desarrollo de la inteligencia en los niños, a superar los miedos y es un factor anti-envejecimiento. Además asevera que:

“El contacto físico no es solo algo agradable, sino también necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal, y acrecienta la alegría y la salud del individuo y de la sociedad. El abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás”.

Es tan importante el abrazo para la estabilidad emocional de una persona que, según la doctora Keating, son necesarios “cuatro abrazos diarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer”.

Es una energía poderosa que afecta positivamente a todas las personas involucradas. “Es un anhelo que comienza en la cuna y debe prolongarse toda la vida”, asegura el doctor Ricky Friedel en su “Libro de los Abrazos”.

Cuando nos tocamos o nos abrazamos, llevamos vida a nuestros sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos. Algunas veces NO encontramos las palabras adecuadas para expresar lo que sentimos, siendo el abrazo la mejor manera.

Así que, sin ánimos de generalizar, es definitivamente real. Todos funcionaríamos mejor, si abrazáramos o nos dejáramos abrazar. Si bien es cierto que dar o recibir un abrazo es algo aparentemente cotidiano, casi todos desconocemos la dimensión de plenitud que nos proporciona. Y bueno, algunos prefieren mantenerse al margen del afecto físico por las razones que sean, pero incluso ellas podrían reconsiderar los beneficios y ser abrazadas en la medida en que se sientan cómodas.

Los expertos en la materia, tienen mucha razón al decir que “en su forma más elevada, abrazar es también un arte”. Una de las formas más naturales y espontáneas de demostrar afecto es a través del abrazo. Si bien hay muchas formas de tocar, el abrazo es una muy especial y contribuye de un modo muy importante, a la curación y la salud.

¿Beneficios de un abrazo?

Protección

El sentirnos protegidos es importante para todos, pero lo es más para los niños y los ancianos quienes pueden aprovechar mas del amor de quienes los rodean.

Seguridad

Todos necesitamos sentirnos seguros. Si no lo conseguimos actuamos de forma ineficiente y nuestras relaciones interpersonales declinan.

Confianza

La confianza nos puede hacer avanzar cuando el miedo se impone a nuestro deseo de participar con entusiasmo en algún desafío de la vida.

Fortaleza

Cuando transferimos nuestra energía con un abrazo, aumentan nuestras propias fuerzas.

Salud

El contacto físico y el abrazo imparten una energía vital capaz de sanar o aliviar dolencias menores.

Autovaloración

Mediante el abrazo podemos transmitir un mensaje de reconocimiento al valor y la excelencia de cada individuo.

El abrazo es asexual y por lo general reconocemos un abrazo cariñoso, consolador o juguetón, del abrazo de pareja. Cada uno tiene muy en claro que tipo de abrazo está dando, ya que el abrazado responderá en el mismo tono.

El abrazo se da y se recibe. A veces uno es el abrazado y otras, el que abraza. Cuando se quiere un abrazo, no hay que esperar a que el otro adivine, es necesario pedirlo.

Existen muchas clases de abrazos, pero todo depende del sentir y de la creatividad de cada cual. Entre los más conocidos tenemos:

  • En el “abrazo de oso”, por lo general, una de las dos personas es más alta.
  • En el “de mejillas”, es ideal para una ocasión feliz.
  • El llamado “abrazo sándwich”, formado por tres personas, por ejemplo, cuando una pareja desea consolar a otra persona. Implica consuelo, felicidad.
  • El “abrazo por la espalda”: El abrazante se aproxima desde atrás, le rodea la cintura con los brazos al otro y lo estrecha con suavidad. Es muy dulce y romántico entre parejas, o tierno y afectivo entre un padre y su hijo pequeño.
  • El “abrazo de costado”. El brazo de uno se pasa por el hombro o la cintura del otro. Ideal para pasear acompañados, disfrutando del paisaje.
  • El “abrazo grupal”, les viene bien a los amigos muy íntimos que comparten un proyecto e interés en común.
  • El “abrazo impetuoso”, Se utiliza en un momento en que queremos desearle suerte a alguien para expresar cariño, pero de una manera apurada.
  • En el “de corazón”, se considera que es la forma más elevada del abrazo. Éste es un abrazo sublime, largo, afectuoso, abierto y genuino. Puede expresar amor puro e incondicional.
  • Abrazo oriental, donde ambos se abrazan mutuamente entrelazando los brazos con el cuerpo del otro, y se busca un contacto espiritual.

En definitiva, el abrazo es y siempre será un momento mágico, gratificante e inolvidable entre dos personas, que genera incontables y maravillosos sentimientos y emociones, estrechando y fortaleciendo sus lazos afectivos. Es por eso que un abrazo franco y sincero, permanecerá siempre en el corazón y en la memoria. ¡A derrochar abrazos a partir de ahora! ¿Y sabes qué? Son gratis.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *